UNA NUEVA LUZ EN LA ANIMACIÓN 3D: BIG HERO 6

Y Disney nos ha demostrado que, aún en contra de sus detractores y la fuerte expectativa que su último filme le ha significado en su público (Frozen, 2013), ha podido entregar una nueva película que logra tocar las fibras más sensibles del ser humano sin sacrificar la acción propia de un cómic.

A mediados del presente año comenzamos a informarles sobre este proyecto y como de iban liberando los avances: desde muy temprano, nos fue inevitable tener un fuerte interés por esta propuesta. La casa animadora más conocida por su maestría en el departamento de lo emocional y los musicales estaba por dar su primer paso en el caótico y épico mundo de los súper héroes.

El resultado, al menos personalmente, ha sido satisfactorio puesto que  el delicado equilibrio entre la comedia, el drama y la acción se ha mantenido a lo largo de toda la cinta sin caer en exageraciones:

 

“Es fácil perderse en el gran mundo de los comics de Marvel, pero eso no es lo que nos define en Disney Animation. Esta es una historia real, humana, bien fundada, y la relación entre Hiro y Baymax es el núcleo emocional que une a la película. Esa es la parte de Disney.”Don Hall, director de Big Hero 6. 

 
 

Dejando de lado la trama, lo que realmente nos interesa destacar del filme es, sin lugar a dudas, el gran trabajo y dedicación aplicados a un elemento que no es muy apreciado en si mismo por el espectador, pero que si no es preciso su uso simplemente la ilusión visual se derrumba: la luz, o más específicamente, la iluminación.

Hyperion es el nombre del último gran software que ha permitido un avance sustancial en este campo que bien define el Jefe del departamento de tecnología en Disney Animation, Andy Hendrickson

 

“Es una forma totalmente nueva de pensar sobre el problema de la luz llamado iluminación global, que comienza con la simulación física de cómo la luz se comporta en el mundo real, en lugar de solo pintar con luz como solíamos hacer antes.”

 
 

En otras palabras, la animación ha podido acceder a la capacidad de imitar cuando la luz choca con un objeto y a su vez rebota contra terceros hasta perder totalmente su intensidad, permitiendo que efectos como contornos difuminados en el objeto o auras desvanecidas propias de la luz solar en ambientes matutinos y vespertinos ya no solo sean una utopía para los animadores.

Y no solo eso, también este software permite que la memoria que requerirían estas nuevas mejoras apenas hace unos cinco años puedan ser almacenadas en un menor espacio sin perder su calidad. Disney no sólo continúa mejorando sus filmes, sino que abre nuevas puertas a futuros animadores y proyectos. 

Big Hero 6, que ya se encuentra en la gran pantalla de nuestro país desde el 13 de Noviembre, ha logrado fusionar dos géneros de la animación que no parecían ser compatibles resultando en una cinta que no te puedes perder. 

 

También te puede interesar:


Lo que estamos leyendo:



 

Referencias: