LA NO TAN INCREÍBLE HISTORIA DEL NIÑO DE PIEDRA

 Por  AnimationFan

Por AnimationFan

3 min.

El esfuerzo se nota en los pasos de cada aproximación que hace el cine animado nacional por formarse un espacio en el mercado internacional. Ante la riqueza cultural de mitos y leyendas es comprensible que las tramas con trasfondo mágico sean las predilectas para los filmes infantiles.

Y, pese a esto, aún no logra concretarse un proyecto que sirva de parteaguas entre un antes y un después en esta área del séptimo arte.

La increíble historia del niño de piedra, película animada que se estrenó hace algunos meses en los cines de México, no llenó el concepto de “increíble”.

La travesía de un cuarteto de niños por recuperar los sentidos de un niño petrificado –argumento que prometía hacernos recordar varias historias de nuestra tradición oral– simplemente no termina de convencer al espectador; y no porque la división entre lo mágico y lo real esté ausente, sino porque la verosimilitud que requería la historia para destacarse se vio descuidada en el mismo libreto. Por supuesto que podríamos excusar estos fallos de trama en que está dirigida para niños muy pequeños, que la verosimilitud es algo ajeno a sus jóvenes mentes y por lo tanto innecesaria.

Pero me parece que se está subestimando a nuestras generaciones más jóvenes en su capacidad de captar y abstraer.

No negaré que los integrantes más jóvenes de la familia, más que una reflexión, necesitan un entretenimiento audiovisual, pero quizás los estamos limitando una vez más.

Filmes de Disney, por citar uno de los ejemplos clásicos, tampoco exige un entendimiento superior para su disfrute, pero les aseguro que resultan más memorables para las mentes en formación y menos tediosas para las ya maduras y provistas de un ojo crítico.

 

El filme de este niño de piedra, me atrevería a asegurar, será algo pasajero en la historia del cine mexicano.

Y en este punto ni siquiera estoy contemplando los fallos técnicos, los cuales llegan a sorprender por su número y de los cuales me gustaría hacer hincapié en los más claros:

• La concordancia entre la animación y el audio de los diálogos está muy descuidada para ser una producción que planeaba alcanzar la pantalla grande.

• La falta de cuidado en la elección de voz del personaje de Marina, ya que si se planeaba darle a Julieta Venegas, conocida por su voz profunda, la voz de canto del personaje, no es coherente que su dobladora fuera Melisa Gedeón que es poseedora de una voz más suave y aguda.

• La transición emocional de varios de los niños que conforman el grupo se perciba artificial, puesto que es necesaria una pausa de varios segundos para que el tono de voz cambie y el personaje tome la pose apropiada.

• La aparición de subtítulos en inglés que más que darle categoría al filme resultaban incómodos en la pantalla.

 

La propuesta de un libreto que coloca a los valores como su máximo, así como la apreciación de los cinco sentidos básicos, y todo en la envoltura de un entorno próximo a nosotros es perfecta si se hubiera contextualizado en un formato menor, tal y como lo es la sección infantil matutina en la televisión. Y no porque sea una premisa poco profunda o desprovista de interés, sino porque su objetivo, el darle un mensaje formativo a los niños, habría alcanzado a su sector meta sin dificultades.

Desgraciadamente, el escaso presupuesto del cine animado mexicano no era lo que necesitaba La increíble historia del niño de piedra. Sin embargo es probable que las casas productoras nacionales, aprendiendo de estos contratiempos, pronto nos sorprendan con una gran cinta.

¿O ustedes qué opinan?

 
 

¿Te gustó este artículo?

¡No te pierdas ninguno de nuestros posts! Suscríbete a nuestro newsletter para recibir el artículo más reciente e información relevante a nuestros servicios.

 
 

También te puede interesar:


 

Referencias:

  • http://revistaextension.com.mx/?p=2111
  • http://contactohoy.com.mx/julieta-venegas-pone-musica-a-la-increible-historia-del-nino-de-piedra/
  • http://es.doblaje.wikia.com/wiki/La_incre%C3%ADble_historia_del_ni%C3%B1o_de_piedra