SHAUN THE SHEEP, THE MOVIE

 Por  Dreamaker

Por Dreamaker

3 min. de lectura

Cuidado con lo que deseas… Cambiar la rutina a veces esta bien pero… Shaun ¡cuidado! ¡no te pierdas en la gran ciudad!

De nuevo los genios de Aardman nos sorprenden con su nueva película en animación stop-motion, protagonizada por el único e inigualable ¡Shaun the Sheep!

La mayoría de las veces hemos tenido esta imagen de las ovejas aburridas que contamos para dormir, y aunque esto no es verdad del todo, Shaun nos revela su gran técnica para salirse con la suya y tomarse el día libre, pero cuando las cosas cambian de rumbo a la gran ciudad, ellos nos enseñan el gran valor de la familia, el trabajo en equipo y la amistad, en donde los héroes no están vestidos con capa y traje, sino que son un poco más simples, pero eso si, muy inteligentes y astutos.

 

Conocimos a Shaun por primera vez con Wallace y Gromit (otros dos grandes personajes del estudio) y de ahí se generó toda una serie de capítulos y nuevas aventuras.

El gran personaje creado por Nick Park (con una gran aparición o “cameo” de él en la película) fue tomado por Mark Burton y Richard Starzac como directores, y Peter Lord junto a David Sproxton como productores, para contar la mejor de las historias.

Sin duda ellos saben cómo hacerlo y un gran guión es más que fundamental para cualquier film cinematográfico.

No podemos dejar de lado la cantidad de detalles mostrados en la película, tanto en los grandes sets –que a pesar de tratarse de marionetas relativamente pequeñas, los sets siguen siendo enormes–tanto, que son incluso más grandes que los animadores. Y por supuesto los props (todo lo que utilizan las marionetas que no son parte de la escenografía) como la rasuradora del granjero, los cubiertos, los suplementos del hospital, etc., los cuales nos hacen disfrutar un realismo impresionante. Realmente le dan vida a esta película.

Al contrario de lo que muchos pueden llegar a pensar, este film no esta hecho con marionetas en plastilina (aunque esa haya sido la intención), ni tampoco es claymation (rama del stop-motion en la que se emplea arcilla). Los puppets están formados por espuma de latex (foam latex), lo que ayuda a los animadores a hacer movimientos más precisos en menor tiempo y sin deformar las marionetas al estar animando.

 

Lo que es mas impresionante aún es que es una película con cero diálogos. ¡Pero no se asusten! Al puro estilo del cine clásico, lo más destacado es la actuación de los personajes, porque a pesar de no escucharse más que sonidos guturales, música y sonido incidental, entiendes perfectamente lo que los personajes están diciendo e incluso sintiendo. Sin duda es una de las animaciones mas destacadas de este gran estudio. 

Con cada nueva película los creativos de Aardman superan todas las expectativas con la técnica tradicional de animación stop-motion.

Sin duda vale la pena ir a verla en la pantalla grande para no perder detalle alguno.

 
 

¿Te gustó este artículo?

¡No te pierdas ninguno de nuestros posts! Suscríbete a nuestro newsletter para recibir el artículo más reciente e información relevante a nuestros servicios.

 
 

También te puede interesar:


 

Referencias:

  • http://shaunthesheep.com
2015ArtinsideanimaciónComentario