CREEMOS EN LO QUE HACEMOS

Fotografía de  Bethany Legg  en  Unsplash .

Fotografía de Bethany Legg en Unsplash.

Por Gudrun.

En el artículo pasado Confiamos en lo que soñamos, hablamos de lo que estamos dispuestos a hacer para conseguir nuestras metas. El paso más importante para todo, es iniciar. Sirve poco el decir que deseamos hacer algo si no ponemos manos a la obra. ¿Qué sigue después de dar este primer paso?

Quiero ser animador. Necesito aprender a dibujar, a observar y entender el movimiento, el espacio, las luces... Me inscribo en clases especializadas. Son muchos temas, muchos elementos y términos; me dejan trabajo en casa, debo hacer más de lo que pensé y todo el tiempo hay que estar practicando. ¿Es esto lo que realmente quiero?

Sirve poco el decir que deseamos hacer algo si no ponemos manos a la obra.

Sí, si es mi objetivo. Sí, si planeo vivir de esto. Con todo este trabajo y entrega que la profesión -cualquier profesión- requiere, entra en juego la vocación y el compromiso con uno mismo, pues si algo nos apasiona haremos todo lo que implique obtenerlo, incluyendo las cosas tediosas o que no nos agraden tanto pero que son parte necesaria del proyecto.

Aquí aclaramos la parte en que toda profesión requiere de mucho trabajo y entrega, pues es común que al tratarse de las áreas artísticas se piense que será simple diversión sin mayor esfuerzo. Además, nuestro cerebro está acostumbrado a medir el esfuerzo que hace o hará de acuerdo a la recompensa final y qué tan inmediata sea. Pero, ya lo hemos dicho: aprender y ejercer requiere de mucha práctica y las recompensas que más deseamos tardan en llegar. Es por esto que recomendamos fijar metas cortas y alcanzables que, inevitablemente, nos llevarán a alcanzar la meta final, y su consecuencia será el convertirnos en profesionales.

Aprender y ejercer requiere de mucha práctica y las recompensas que más deseamos tardan en llegar.

Por ejemplo, en lugar de tomar como meta inicial ser animador, podemos tomar aprender a dibujar.

Finalmente, el creer en lo que hacemos es la respuesta a ¿por qué estás haciendo todo esto? Cada asignatura, curso y taller tiene una razón de existir. Cada ejercicio y hora de práctica es lo que nos llevará a cumplir nuestros objetivos, al resultado que siempre hemos buscado. Porque si no creemos en lo que hacemos, lo abandonamos; si creemos en lo que hacemos, lo logramos.

 
Nuestra mayor debilidad radica en renunciar. La forma más segura de tener éxito es intentarlo una vez más.
— Thomas A. E.
 

Referencias:

  • Programación Neurolingüística (PNL): ¿qué es y cómo funciona? https://psicologiaymente.com/vida/programacion-neurolinguistica. Consultado el 4/07/19

  • Manifiesto Artinside. Consultado el 25/01/2019 https://www.artinside.com.mx/manifiesto


¿Te gustó este artículo?