RAY HARRYHAUSEN

Por Dreamaker

Si hablamos de leyendas en el cine, no podemos dejar del lado al gran productor y director de efectos especiales que dio lugar a toda una nueva generación de increíbles películas llenas de fantasía y aventura, y como ya lo vieron en el título, saben de quién estamos hablando: he aquí el gran Ray Harryhausen.

Cuando era un niño el pequeño, Ray ayudó a construir las marionetas para otra gran leyenda, George Pal. Era su pequeño discípulo.Mientras George Pal construía fabulosas historias –que en su momento llegaron a ser más populares incluso que Walt Disney con las Silly Symphonies (Sinfonías Tontas)– George y Ray trabajó en los Puppetoons, con un estilo muy particular, imitando un poco la forma de animación 2D, pero con marionetas de madera en la técnica de StopMotion.

Y... ¿con madera? se estarán preguntando. Pues dentro de esta técnica se estaba desarrollando lo que llamamos animación por reemplazamiento, lo que hoy en día es muy usado por estudios como Laika en películas como Paranorman, Coraline y su más reciente film Boxtrolls.

 

Ray pasó horas y horas construyendo puppets para George Pal, y su paciencia valió la pena, pues se convertiría en uno de los mejores productores de efectos especiales de su época, con un estilo único para contar historias.

Sin embargo, el prefería las historias de monstruos que los cuentos de hadas. Además, se convirtió un uno de los más grandes admiradores de Willis O’brien cuando, a los 13 años, vio  una de sus mejores películas: el ahora clásico King Kong (1931). Ray quedó tan sorprendido por la película que de inmediato se interesó en el cine y los efectos especiales.

Los padres de Ray lo apoyaron en su carrera cinematográfica, incluso le ayudaron a construir sus puppets y lo dejaron hacer sus propios proyectos en el garaje de su casa. Más tarde lo enviaron a una universidad de arte donde conocería a hombres tan ambiciosos y creativos como él, además de sus mejores amigos, el escritor Ray Bradbury (autor de Fahrenheit 451) y Forrest J. Ackerman.

En 1947 Ray tuvo la oportunidad de trabajar con su ídolo Willis O’Brien en la película Mighty Joe Young, una nueva versión de King Kong en la que pudo animar al gorila, y de inmediato el mundo entero conocería su talento.

 

Se decía que Ray pasaba horas viendo a los gorilas e imitándolos (como buen animador), y se metió tanto en su papel que se volvió prácticamente un gorila humano. 

Así es como Ray aprendió el arte de combinar la animación Stop Motion con Live Action. Cabe mencionar que la película tardó por lo menos catorce meses en animarse, pero con pasión y mucha paciencia (obviamente) este fue un gran éxito. 

Con su siguiente película, que haría junto a su gran amigo Ray Bradbury –quién cedió los derechos de su historia The beast from 20,000 fathoms, se metió una vez más con las historias de grandes monstruos y seres humanos, donde un terrible dinosaurio ataca la ciudad. En ese momento es cuando Ray descubrió la ingeniosa técnica llamada dynamation, que consistía en poner un vidrio delante y detrás de la mesa de animación, así se proyectaría la imagen en Live Action y por otro lado sabría que lugares tapar de la cámara para crear un efecto en tercera dimensión que incluyera al personaje animado con el mundo real, todo como un verdadero acto de magia. 

 

Ray Harryhausen ya conocido en el mundo del cine empezó a experimentar con historias de personajes míticos y épicos, como las clásicas historias griegas, las leyendas marítimas y todo lo que incluyera monstruos tan increíbles como sus peículas: 20 Million Miles to Earth (1957), The 7th Voyage of Sinbad (1958), The Three Worlds of Gulliver (1960), Mysterious Island (1961), The Valley of Gwangi (1969), Clash of the Titans (1981), Jason and the Argonauts (1963). De este último debemos mencionar que fue aquí donde Ray animó el reto de su carrera, un monstruo de siete cabezas, y uno de sus clásicos: el ejercito de calaveras.

 

Ray dejó el mundo de los efectos especiales después de la llegada de la animación por computadora en películas como Star Wars, sin embargo no el mundo del cine.

Ray Harryhausen dejó un legado en la historia de la animación y del cine que será difícil de olvidar, además de abrir las puertas a la creación de nuevas y fabulosas historias que nos enseñan que la magia sí existe. 

 
 

¿Te gustó este artículo?

¡No te pierdas ninguno de nuestros posts! Suscríbete a nuestro newsletter para recibir el artículo más reciente e información relevante a nuestros servicios.

 
 

También te puede interesar:

 
 
 

Referencias:

  • http://rayharryhausenblog.blogspot.mx/p/filmografia.html
  • http://www.biografiasyvidas.com/biografia/o/o_brien_willis.htm
  • https://www.youtube.com/watch?v=7lfRbqgpZh8
  • http://www.rayharryhausen.com/pre-dynamation.php
  • https://en.wikipedia.org/wiki/Mighty_Joe_Young_(1949_film)
  • https://en.wikipedia.org/wiki/Ray_Harryhausen
2015ArtinsideanimaciónComentario